Reseñas de Cómic: Watchmen – Encapuchados de carne y hueso.

Saludos, muchachada!

Dígame que ve en la imagen..

Carne y hueso. Eso define Watchmen mejor que cualquier otro calificativo: carne y hueso. Un grupo de encapuchados donde la palabra héroe es una confusa definición de delincuente y juez, parte y jurado de una ley al margen de la ley, donde no todos comulgan rezando las bondades de una misma moral, y la justicia es un termino a debatir. Son superhéroes de carne y hueso. Uno de ellos ha sido asesinado, y ese es el dedo que empuja la primera pieza de una laberíntica fila de dominos.

Pero para saber que es Watchmen no basta con resumir puerilmente su argumento, porque este cómic es hijo de una época, y padre de una tendencia.

Y quizás aun más importante, es hacer honor al formato que lo vió nacer, y decir, de una vez por todas, que Watchmen no es una novela gráfica. Se trata de un cómic guionizado por Alan Moore y dibujado por Dave Gibbons, consistente en doce números publicados mensualmente a lo largo de 1986 y 1987, por lo que su lectura ha de ser entendida como capítulos marcados por un ritmo de edición que beneficiaba una narración peculiar. Así, unos números se centran en un solo personaje, cambiando incluso de narrador,llegando a  pausar la historia principal en favor de detalles que doten de profundidad y carisma a los protagonistas, mientras que otros capítulos  se desenvolvían con una violencia narrativa más salvaje y carnal.

Otra cosa a tener muy en cuenta es el momento de su publicación, la década de los 80, ya que la historia se situa en la misma época, pero con realidades paralelas, incluyendo referencias vigentes en ese momento, lo que otorgaba un mayor realismo dentro del ficitcio mundo de Alan Moore.

Con todos esos ingredientes, una mini serie de 12 números y un costumbrismo tras la máscara de los superheroes, se gesta Watchmen, uno de los mejores cómics de superhéroes que he leido jamás. Una novela de dectives en un suburbial y decadente Nueva York de los años 80, que narra las percipecias poco halagadoras de un grupo de justicieros que dejaron de serlo, amparados en un retiro forzoso, que deja de lado concesiones habituales por entonces en cómics de héroes voladores, y nos muestra sin compasión la marca que deja tras de si la máscara de los encapuchados, como una identidad secreta dentro de otra. Y su piel sangra, y su ojos lloran, y su orgullo herido se resbala por los recuerdos plasmados con cuentagotas a lo largo de magistrales páginas, mientras el cadáver de un comediante flota sobre sus cabezas.

Rosrchach haciendo amigos

Es un cómic repleto de virtudes y experimentos visuales, pero tal vez lo justo sea desmitificar el aura de dioses que arropa Watchmen, y rasgar esa purpurina dorada con la que tantas veces lo han bañado. Es un gran cómic, de un valor incuestionable, pero coronarlo como obra maestra del género quizas sea un exceso muchas veces cometido, ya que los tropiezos en el guión, lo simplista de ciertos dialogos y algun que otro resbalón, separan este cómic del cielo donde muchos ya lo han enmarcado. Tuvo su momento y su lugar, y aunque aun sigue vigente el latido de la gloria que alcanzo entonces, hoy no se puede leer de la misma manera, para bien o para mal. Sea como sea, lo considero una lectura obligada para los amantes del buen cómic, y casi obligada para los ajenos al género.

Hasta otra, zagales!

Fa-Kun

Siempre Dibujando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: